Joven que vendía agua y hacía fletes con una carreta para pagar la universidad, consiguió su primer empleo

Realizó varios tipos de trabajos para pagar sus estudios y su esfuerzo dio frutos graduándose con honores.

Sammy Maina es un joven de 25 años originario de Kenia, cuya historia de superación y perseverancia está inspirando a miles de personas por todo el esfuerzo que realizó para convertirse en el primer profesional de su familia, al graduarse de la Universidad Técnica de Kenia (TUK) en la carrera de Tecnología en Química Industrial y Aplicada.


 

El joven, es el sexto de nueve hermanos y hasta el momento ha sido el único que logró estudiar más allá de la escuela primaria, ya que la difícil situación económica de su familia ha impedido que sus hermanos continúen con sus estudios. Sin embargo, Sammy tuvo una situación especial porque durante sus estudios primarios tuvo muy buenas calificaciones y posteriormente recibió el apoyo de una organización benéfica que financió sus estudios secundarios y de preparatoria.

Durante sus estudios secundarios, Sammy empezó a vender botellas de agua para ayudar con algo de dinero a su familia y luego utilizó una carreta que su papá le regaló, para hacer todo tipo de traslados y ganar dinero extra. En una entrevista con el medio TUKO, el joven relató que su emprendimiento de encargos con la carreta dio frutos y llegó a tener cuatro carritos adicionales que rentaba a otras personas.

 

Además, Sammy relató en la entrevista que en su día a día hizo varios tipos de trabajos: “solía levantarme muy temprano y vender el agua antes de que comiencen las clases, luego volvía a casa, me cambiaba e iba a clases. En las noches regresaba a casa, me cambiaba y preparaba ‘chapatis’, acarreaba cosas para las personas de los mercados o pelaba papas para los dueños de restaurantes”.

De esta manera, con mucho esfuerzo y realizando trabajos para subsistir, Sammy pudo ahorrar dinero suficiente para construir una pequeña casa para su mamá y también logró costear todos los gastos de sus estudios académicos, hasta que finalmente el 31 de julio de 2021 cumplió su sueño y se graduó de la universidad con honores. 

 

Además de cumplir con su sueño, el logro académico de Sammy es una inspiración para toda su familia ya que explicó que “Los que son mayores que yo no tienen ningún tipo de educación, algunos ni siquiera saben escribir su nombre. Mi madre me ve como su única esperanza debido a la lucha que ha llevado para verme terminar la escuela”, mencionó al medio de comunicación TUKO.

Sammy concluyó la entrevista mencionando que continúa con su emprendimiento de renta de carretas, ocasionalmente sigue cortando vegetales en restaurantes y afortunadamente al poco tiempo de graduarse consiguió su primer empleo formal, en el que da todo de sí para seguir alcanzando nuevas metas.

LihatTutupKomentar